La abducción extraterrestre en Piney Woods

Esta peculiar historia se caracteriza por ser el único fenómeno OVNI relacionado con procesos legales. Todo sucedió la noche del 29 de diciembre de 1980 en Texas. Los testigos presenciales fueron Betty Cash, Vickie Landrum y su nieto de 7 años, Colby, quienes al momento de los hechos se encontraban a bordo del auto de Betty en la zona de Piney Woods, la cual se caracteriza por ser un sitio poco frecuentado por ser un bosque muy espeso de pinos y robles, rodeado de lagos y pantanos.

    

A las 21:00 hrs. observaron algo inusual: una potente luz en medio del cielo nocturno que cada vez se acercaba más a la carretera. Ya con más atención, pudieron observar un enorme objeto en forma de diamante que se suspendía a unos 8 metros del piso. La base de la nave emitía llamas, como una especie de propulsión. Las mujeres afirmaron que el calor que desprendía el objeto, era particularmente abrasador, pues pudieron sentirlo al bajar del auto para verlo mejor. Ante el temor del niño, la abuela subió al coche, mientras que Betty se acercó más, fascinada por la visión. Después de ciertos minutos, la nave comenzó a elevarse.

 Image

Justo en ese instante, los testigos aseguran que el objeto volador se vio rodeado de por lo menos 23 helicópteros de la fuerza aérea norteamericana.

     

Las mujeres condujeron de regreso a casa y durante las horas próximas al evento, tanto las mujeres como el niño presentaron diversos síntomas adversos, como vómito, diarrea, debilidad y malestar general, además de fuertes quemaduras y llagas en la piel. Betty Cash presentó los síntomas más graves, que llegaron a tal grado, que tuvo que ser internada. En los días siguientes, la mujer había perdido enormes cantidades de pelo y de piel superficial; tenía dolor intenso en los ojos y los tenía tan inflamados que no pudo ver por una semana. Los médicos que estudiaron sus casos concluyeron que los pacientes habían sido expuestos a inmensas cantidades de radiación, así como a rayos infrarrojos y ultravioletas.

 Image

Pero sin duda, lo más sorprendente de este caso, es que existen más testigos de lo ocurrido. Un oficial de policía y su esposa, así como dos hombres habitantes del área. El oficial aseguró que cuando intentó investigar lo ocurrido, gente del Pentágono le ocultó información; al final de la historia, la evidencia que presentaron los testigos fue siempre constante.  En el año de 1982, se inició la única investigación formal relacionada con el fenómeno OVNI.

   

Tiempo después las mujeres demandaron al gobierno norteamericano por 20 millones de dólares, por los daños físicos recibidos. En 1986 el caso fue rechazado, ya que se alegó que no existían pruebas de que los helicópteros pertenecieran al gobierno, y que la fuerza aérea no poseía ninguna nave en forma de diamante.

  
Años después, Vickie y Betty asistieron a diversos programas de televisión que abordaban estos fenómenos. Lo más extraño de todo, es que Betty Cash murió el 29 de diciembre de 1998, justo 18 años después del encuentro extraterrestre.  

Comentarios