El misterio de la estación Chamberí

 

 chamberi

  

En el metro de Madrid, entre las estaciones de Iglesia y Bilbao, existe una estación que estuvo abandonada por más de 35 años; sus accesos fueron tapiados debido a que en 1966 se realizaron obras en las vías, y ante la dificultad que suponía esta estación para ser extendida, decidieron cerrarla definitivamente.

     

Chamberí fue famosa por conservar el mobiliario original de la época en la que se construyó –en 1920-, así como mantener la publicidad y los boletos de los años en que fue clausurada. Con el paso del tiempo la estación comenzó a ser frecuentada por vándalos, quienes prácticamente acabaron por destruirla.

   Image

  

Se cuenta que cuando Chamberí fue construida, encontraron una antigua catacumba repleta de restos humanos, mismos que quedaron sepultados debajo de la vieja estación. Con el paso de los años, el sitio mantuvo su fama de escenario de diversas historias oscuras, empezando por la manera en la que fue cerrada: de un día para otro y sin recuperar el mobiliario todavía útil, lo cual levantó sospechas en más de uno que otro estudioso de lo paranormal.

   Image

  

Hoy en día el sitio ha sido rehabilitado y restaurado, de manera que se ha convertido en un museo gratuito en el que, sin embargo, ningún tren hace paradas. Lo que resulta también inquietante, es que quienes han tenido el valor de caminar por la abandonada estación, aseguran que persiste un ambiente sobrenatural en el aire y que, de vez en cuando, pueden verse formas recorriendo las viejas galerías, pasajeros ataviados con ropas antiguas que esperan por cierto tren en los oscuros y olvidados andenes.

Comentarios