Reptilianos, ¿Están entre nosotros?

 

 

Los reptilianos no son verdaderamente extraterrestres. Los que han estudiado la posibilidad de su existencia han dicho que los reptilianos o reptiloides se consideran dueños del planeta Tierra, por lo que reconocen al ser humano como un invasor de su mundo, por lo que muestran una actitud particularmente hostil con éste. Los reptilianos son híbridos entre humanos y alienígenas, lo que les permite tomar la forma de personas según su conveniencia y están organizados en jerarquías bastante bien estructuradas.

 

Puede sonar a ciencia ficción y puede que sea solamente eso. Sin embargo, existe un escritor británico llamado David Icke que por mucho tiempo ha tratado de ”desenmascarar” a quienes controlan la Tierra verdaderamente. Y es que este hombre ha desarrollado un profuso estudio acerca de las teorías de conspiración relacionadas con los Illuminati, una especie de secta secreta que con base en la siembra del horror y mediante pactos con extraterrestres, pretenden controlar todas las naciones e instaurarse como el Nuevo Orden Mundial.

 

Icke se ha aventurado a decir que personajes prominentes de la política y el poder internacional pertenecen a la especie reptiliana, siendo algunos de ellos los Bush y la Familia Real de Inglaterra. ¿Su propósito? Dominar al mundo mediante una dictadura fascista.

 

Image

  

Los reptilianos han estado en la Tierra desde siempre. Su símbolo es la pirámide y se alimentan de sangre y carne humana. Según Icke, miden casi 3 metros, tienen escamas y su piel es verdosa. Una característica de estos seres son sus ojos color amarillo y sus pupilas alargadas y verticales; tienen dientes puntiagudos, poseen una fuerza que rebasa los límites humanos y pueden vivir cientos de años.

 

Otras personas aseguran haber sido víctimas de abducciones especialmente atroces y crueles por parte de estos lagartos gigantes, quienes parecen hacerse más fuertes con los sentimientos de ira y temor de los humanos.

 

No obstante los estudios presentados, existen numerosos escépticos, incluso dentro del campo de lo paranormal, que prefieren dejar este tema para las pantallas de cine.

 



Comentarios