El puente Overtoun y los perros suicidas

Ana Díaz

24 de junio de 2014, 09:40 hrs

 El pequeño pueblo escocés de Hamilton, de apenas 49 mil pobladores,  hay un lugar con una historia oscura y tenebrosa. Un lugar al que no te conviene llevar a tu mascota, pues desde hace 60 años se han registrado un oscuro fenómeno: el suicidio de perros.

Overtoun Bridge

Este puente, construido en 1895 por Lord Overtoun (por encargo de James White), simplemente se hizo como una entrada a su casa de campo. No tenía ninguna especie de intención oscura al construir el puente, aunque los oscuros sucesos comenzaron a ocurrir mucho tiempo después de que el dueño de esta mansión muriera. El puente es de estilo victoriano, y tiene tres grandes pilares a cada lado.

Image

A partir de los años 50s, hasta nuestros días, los perros que cruzan por ahí saltan al vacío de la nada. Y aquellos que no morían, subían para arrojarse de nuevo. De acuerdo a Dogweb, en las últimas décadas entre 80 y 100 perros han muerto.

Este acto irracional de los cuadrúpedos, se ha relacionado con las fuerzas paranormales, ya que Overtoun es una palabra celta que significa "espacio fino". Se dice que este lugar podría ser el lugar donde el cielo y la tierra entran en contacto. Esta idea quedó tan clavada en la mente de algunos, que un hombre, llamado Kevin Moy, arrojó a su bebé del puente, pensando que con ello cerraría esa puerta interdimensional.


Investigaciones del suceso

El suicidio no es un comportamiento característico a los perros, por lo que este puente atrajo la atención de veterinarios, científicos e investigadores paranormales, quienes quisieron encontrar una respuesta a tan escalofriante hecho.  

En 2005, el doctor David Sands, especialista en comportamiento animal, decidió hacer una investigación. Después de investigar, detectó una característica en común a los animales que habían saltado: su olfato era mucho más desarrollado que el del perro promedio. Es decir, Collies, terriers y perros cazadores habían saltado.

Por lo que los investigadores de este suceso sabían que buscaban un aroma en específico. Resulta ser que justo cuando los perros comenzaron a saltar, el Bisón americano se estableció en el área. Este animal secreta cierta sustancia en el ano que es tan fuerte que vuelve locos a los perros, quienes buscan a toda costa marcar su territorio. Como el espacio debajo del puente es cerrado y no corre el agua, el aroma es demasiado para los perros, quienes no pueden siquiera calcular dónde caerán al lanzarse.

Image


Aunque el doctor Sands resolvió casi todo el misterio, le falta el más importante: ¿Porqué los perros que sobrevivían se volvían a lanzar? Y sobre todo, seguro que la energía de la zona ha sido afectada debido a tantos muertos.

Quieras creerlo o no, ¡No lleves a tu perro!

Fuente: de10.mx

Si te gustó esta nota o quieres comentarla, sígueme en twitter:

Comentarios